La Vida Después De La Muerte

por Yogi Ramacharaka

 

Acerca del Mas Allá

  No es posible encender en otros seres la llama que iluminó todos los caminos del hombre sobre la tierra sin tener en cuenta -y de una manera viva- el problema de lo que vendrá después de la muerte. Es de todo punto imprescindible anotar que un vivo temor, fuera de toda lógica, asalta a los occidentales cuando se enfrentan con la proximidad de la otra orilla. Existen excepciones entre los místicos y entre aquellos que poseen una fe profunda; pero son excepciones. Lo corriente es que el ala del terror se apodere de aquellos que se hallan en el trance de abandonar el mundo.

Alguien dijo una vez que la tierra sólo es abandonada por quien quiere abandonarla. Esto lo conocen a fondo todos los filósofos orientales, muy en particular los hindúes. Este concepto fue en cierto modo inaccesible a las inteligencias de Occidente hasta que algunas mentalidades superiores de Oriente, quienes a su vez conocían a fondo la mentalidad occidental, se dedicaron a aclararnos el problema. Entre los que emprendieron esta tarea sobresalen hivekananda y Ramacharaka. El primero, para emplear una expresión occidental, se expresa en un idioma metafísico; el segundo, es eminentemente práctico, por cuanto ha comprendido más de cerca las necesidades de Occidente.

Por esta razón la obra que reeditamos hoy se considera una de 1as más accesibles a todas las inteligencias. No es difícil extenderse en largas divagaciones a propósito de la posición del yogi Ramacharaka, si las relacionamos con algunos de los grandes poetas ocultistas -como Dante Alighieri, Milton o Virgilio-; pero tal exposición exegética trascendería los límites de esta obra. Y, en último análisis, Ramacharaka lo ha comprendido así al eliminar todas aquellas expresiones que puedan oscurecer la comprensión del lector. A pesar de ello, nada de lo fundamental está excluido; y todos aquellos que sigan atentamente y sin precipitaciones e1 decurso de este libro podrán formarse una idea exacta del problema que nos ocupa. En todo caso, nada más confortador que llegar por anticipado al convencimiento de que la muerte no es otra cosa que un tránsito y que sólo depende de nosotros asomarnos a él sin que abrumadoras telarañas nos enturbien el espíritu. Y esto lo prueba el Yogi Ramacharaka de manera sencilla y concluyente. Como nos prueba también que existe una medida de la vida que es inseparable del paso postrero, porque tal paso no es más que el acceso a planos que nos llevan -como D'Annunzio quería- hacia una más vasta vida.

CAPÍTULO I

El Más Allá

Una de las preguntas que con más frecuencia escuchan; los instructores de la sabiduría oriental es "¿Qué enseñáis, acerca del más allá de la muerte?"

Al ocultista experimentado siempre le parece extraña esta pregunta, pues le produce el mismo efecto que si preguntaran a cualquiera: "¿Qué enseñáis acerca de la acera de enfrente de la calle?"

Desde luego que mayúscula fuera la extrañeza de quien escuchara semejante pregunta, pues para saber lo que hay en la acera de enfrente de la calle le bastará al interrogador verlo con sus propios ojos.

El instructor oriental ya no se admira de la multitud de pruebas del resultado de las meramente teóricas y dogmáticas enseñan.za de la mayoría de instructores y predicadores del mundo occidental, que son "como ciego que guía a otro ciego", pues carecen de medios para comprobar sus afirmaciones y se contraen a transmitir lo que ciegamente recibieron de otros, quienes a su vez allegaron del mismo modo su instrucción.

Por el contrario, en Oriente hay muchísimos individuos de muy evolucionadas facultades psíquicas y espirituales para quienes los fenómenos de la otra vida son tan familiares como los de la terrena, y el mundo de ultratumba es para ellos tan real y efectivo como el ordinario ambiente del mundo físico.

Para los ocultistas avanzados no es el más allá un mar inexplorable sino tan perfectamente conocido en sus corrientes, profundidades, islas y generales características como para el experto marino occidental pueda serlo el Atlántico.

Además, a todo oriental instruido se le enseñó desde niño que los fenómenos del otro mundo no han de ser materia de creencia por fe, sino que pueden conocerlos efectivamente cuantos quieran emplear tiempo y estudio en educir las superiores facultades latentes en todo ser humano.

Sin embargo, por la misma razón, el avanzado ocultista oriental se ve perplejo, por no decir desalentado, cuando ha de comunicar sus conocimientos sobre el asunto a los estudiantes occidentales cuya mente repugna por instinto aceptar la verdad según la aceptan los estudiantes orientales.

Como quiera que el occidental no ha realizado por positiva experiencia ciertos fenómenos psíquicos y espirituales en que se fundan las enseñanzas sobre este punto, exige "pruebas concluyentes" de dichos fenómenos antes de pasar adelante.

Por otra parte, para conocer estos fenómenos es indispensable experimentarlos personalmente, y así no valen argumentos ni razones para convencer de una verdad que ha de servir de fundamento a las enseñanzas.

En consecuencia, el estudiante occidental, o bien acepta por fe las afirmaciones del instructor o las disputa por conjeturas y especulaciones; y como en Occidente se cuentan por millares las conjeturas y especulaciones de esta índole, el estudiante puede muy bien excusarse de no aceptar ninguna de ellas, porque, según suele argüir: "tan buena es una hipótesis como otra".

Al exponer los fenómenos del más allá, a que está dedicado este volumen, debe advertir desde luego el estudiante que no se le podrá proporcionar ninguna prueba material si no tiene muy actualizadas sus facultades psíquicas y espirituales, porque sin ellas la prueba demandada sería semejante a la que un ciego exigiera de la existencia de los colores o un sordo de la del sonido.

La naturaleza de las cosas impide dar prueba material en dicho caso.

¿Qué método cabría emplear para explicar la sensación gustativa del azúcar a quien jamás hubiese probado un dulce?

Por tanto, téngase muy en cuenta que las enseñanzas de este libro no se exponen como prueba de los fenómenos del otro mundo, sino tan sólo a manera de relato de un viajero que vuelve de un país extraño y cuenta las peripecias de su viaje y lo que allí ha visto.

Dijimos a los estudiantes de nuestras primeras lecciones: "Los instructores orientales no exigen de nadie que acepte ciegamente lo que se le enseña. Por el contrario, advierten al estudiante que sólo acepte por verdad lo que haya comprobado personalmente, pues ninguna verdad es verdadera hasta que uno la ha corroborado por su propia experiencia.

"Pero también se le advierte que para comprobar así una verdad ha de educir y vigorizar las facultades indispensables para la comprobación.

"El instructor sólo quiere que el estudiante confíe en él como en quien le señala el camino, y así le dice: `Éste es el camino. Ve por él y encontrarás lo que te he enseñado. Tómalo, pésalo, mídelo, pruébalo y lo conocerás por ti mismo. Cuando llegues a cualquier punto del camino sabrás tanto como yo y quienquiera que haya pasado por aquel punto; pero hasta que allí llegues no tendrás más remedio que aceptar cuanto te digan quienes ya lo traspusieron o rechazar todo cuanto a dicho punto se refiera. No aceptes nada definitivamente hasta que por ti mismo lo hayas comprobado; mas si eres prudente aprovecharás los consejos y experiencias de quienes en el camino te precedieron. Cada cual ha de aprender por experiencia, pero los ya experimentados pueden señalar el camino a los inexpertos. En cada etapa observarás que quienes ya están más adelante dejaron señales, hitos y marcas para instrucción de los que les seguían. El hombre prudente aprovecha estas señales. No te exijo fe ciega sino tan sólo confianza hasta que seas capaz de demostrar por ti mismo las verdades, que te expongo, como a mí me las expusieron mis instructores. ' Los escépticos occidentales podrán objetar que no damos "pruebas científicas" de nuestras afirmaciones acerca de los fenómenos del más allá.

Si por "pruebas científicas" se entienden las de la ciencia física; estamos de acuerdo en que no las aducimos; mas para los ocultistas avanzados el adjetivo "científico" tiene un significado mucho más amplio.

Quien espere pesar, medir y calcular las cosas espirituales con métrica. material fracasará sin remedio, pues nunca obtendrá la deseada prueba.

Los aparatos físicos sólo sirven para objetos físicos, y el mundo espiritual tiene peculiares aparatos con que registrar sus fenómenos.

Por tanto, deseamos que comprenda bien este asunto quien comience a estudiar este libro, y sepa de antemano que no le ofreceremos ninguna prueba material, pues en parte alguna se hallarían semejantes pruebas.

Tampoco argumentará este libro, porque no hay base de argumentación entre los que ven el más allá y aquellos cuya visión se contrae al plano físico.

Sin embargo, esto no significa que vayamos a exponer un cúmulo de absurdas afirmaciones con la pretensión de que el lector las reciba como artículo de fe. Lejos de nosotros semejante intento.

Porque aunque la razón por sí sola no sea capaz de rasgar el velo que separa la vida de la muerte, puede, no obstante, si está libre de prejuicios dogmáticos, percibir cierta racionalidad en las afirmaciones verídicas de los fenómenos del mundo invisible, que por lo congruentes con otros fenómenos ya aceptados explican racionalmente lo que de otro modo fuera inexplicable. En resumen, se verá que nuestras enseñanzas concilian hechos en apariencia antitéticos y enlazan muchos puntos obscuros que, si bien aceptados por la razón, no se habían podido estructurar ordenadamente en un concepto mental.

Exhortamos al lector a que difiera su juicio hasta leído atentamente todo el libro y bien considerado lo leído.

Aun así, convendrá que vuelva a leer y considerar cuanto exponemos, y después se pregunte: "¿No parece todo esto lógico y probable?" Si sólo puede aceptarlo como hipótesis, que con ello se satisfaga, aunque nosotros sonreiremos de que tome por hipótesis lo que experimentalmente comprobaron los ocultistas de toda época.

Pero si detenidamente se consideran las enseñanzas expuestas en este libro, resultarán cada vez más razonables según transcurran los años, pues todas las experiencias del individuo se acomodarán al carácter general de las enseñanzas, que irán substituyendo a los viejos y rutinarios conceptos.

No es fácil apartarse o desechar la verdad una vez conocida, porque hurgará con irresistible prurito luego de alojada en el oído mental de quien la escuche, y tras el oído está aquella parte del ser humano que aunque revestida de varias envolturas conoce la verdad.

Por mucho que la niegue el individuo no podrá substraerse a la verdad una vez que su semilla le haya caído en la conciencia, porque la nutrirá la subconciencia y en tiempo oportuno brotará y florecerá.

De suerte que no importa si el lector es incapaz de asimilarse las enseñanzas desde luego, porque largo es el tiempo y cada cual lo tendrá de sobra para madurar la lección.

AI fin y al cabo, toda enseñanza no es más que un procedimiento de siembra.

Algunas semillas caerán en pedregales; otras en las márgenes del camino donde las devoren las aves; otras en suelo estéril; pero no dejarán de caer, aunque sean pocas, las que arraiguen en feraz terreno y con el tiempo broten, entallezcan, ahijen, medren, florezcan y fructifiquen.

2005 grancanariaweb